11.2.07

¡¡Da la talla!!

¡¡Da la talla!!
Un gran problema en la sociedad actual, es la talla de las modelos, no por el simple hecho de la extrema delgadez, sino, por la extrema delgadez debida por una posible enfermedad como puede ser la anorexia y la bulimia.
Dejando a un lado el problema de las modelos; se están haciendo unos estudios, para igualar las tallas en las diferentes tiendas.
Actualmente están recogiendo tallas de mujeres entre 12 y 70 años, unas 85000 de 60 localidades, se presentaran como voluntarias en este 2007.
Comienza así a confirmarse y visualizarse el acuerdo firmado entre la ministra de sanidad y consumo y los creadores de moda, como el Corte Ingles, Mango, Cortefiel, Zara…
De esta forma la cuarenta será la cuarenta en todos los sitios y se acabará con todo este lío de distintos etiquetados.
El origen de este problema ha sido el desorden y confusión al que nos venimos enfrentando las españolas a la hora de comprar ropa desde hace varios años.
Una joven que tenía como referencia la talla 40 llega al probador y, ¡horror!, no cabe. La báscula le dice que no ha engordado pero el fabricante le conduce a una talla 44. El componente psicológico influye y del probador la usuaria se va a casa llevando como meta someterse a una dieta estricta, cuando es el fabricante o diseñador, curiosamente ha variado su tallaje.
Con esta propuesta lo que se propone es conocer las medias reales, y evitar las dietas salvajes.
Que queda mejor, ¿Una chica joven delgadita y sin gracia o una joven con las formas típicas de mujer?

3 comentarios:

Agus M.S. dijo...

Bueno, yo no soy mujer pero esto de hacer que las tallas sean iguales en todas las tiendas pues no esta mal. Tambien es verdad que lo de las tallas es un jaleo muy serio. A tu pregunta..me da igual como sea la chica, mientras me guste ami, las opiniones externas no importan.

Hornuez dijo...

No estoy de acuerdo en identificar delgadez con falta de gracia, porque una cosa no tiene por qué suponer la otra. Sería algo como el tópico de relacionar a las rubias con la estupidez. Dicho lo cual, mi gusto siempre se dirige hacia la armonía de las formas y el movimiento. Es el conjunto ordenado de factores lo que otorga la belleza.

Por otro lado, también propongo una reflexión. ¿Son culpables los diseñadores de los complejos? ¿En qué medida es justo que se obligue a empresas cuya estrategia comercial es dirigirse a un determinado tipo de mujer, a dirigirse a todas? Si se me permite el ejemplo sería como obligar a Frigo a que hiciera obligatoriamente helados sin azucar porque los diabéticos nos sentimos frustrados por no comer helados en verano.

Me parece que esta medida, lo único que persigue es, como siempre, perdonar a los padres por maleducar a sus hijos y dejar esa función a la televisión. Con un mínimo de atención, no habría esos problemas de autoestima que provocan los desórdenes alimentarios.

sheila_vega dijo...

La verdad, gran parte de culpa en complejos si la tienen los diseñadores, aunque toda la sociedad pone algo de su parte siempre, pero lo de poner las tallas iguales en todas las empresas es una gran idea, ya que sino te tienes que probar muchas veces la ropa hasta que averiguas que en una tienda "x" te corresponde una talla 38 y en otra "y" una 42.